Translate

martes, 1 de octubre de 2013

Cómo asegurar a un escalador (I)

Viñeta de advertencia. Fuente: www.petzl.com
Hola a todos! Hace unos días leíamos que Carlos Pauner (uno de los alpinistas españoles más importantes), estaba ingresado en la UCI, tras sufrir una grave caída desde una altura de 6 metros en un rocódromo de zaragoza. Según cuenta la noticia, el accidente se produjo debido a que quien le aseguraba dejó un exceso de cuerda y cuando Carlos resbaló, picó suelo. No deja de ser irónico que alguien que ha estado en sitios tan peligrosos y comprometidos, acabe teniendo un accidente grave en un rocódromo. 


La mayoría de los accidentes en escalada deportiva, tienen lugar en las primeras chapas, por un aseguramiento incorrecto. El problema está en que la maniobra de aseguramiento de un escalador, aunque sea muy sencilla, muy poca gente la domina. Por este motivo nos hemos decidido a hacer una serie de post en los que intentaremos explicar los elementos básicos de esta maiobra. De todos modos, como siempre decimos, las maniobras de seguridad no se aprenden leyendo blogs, sino en cursos impartidos por personal cualificado.

Introducción


Como ya hemos comentado varias veces en este blog, uno de los conceptos elementales en la escalada, es el de cadena de seguridad. La cadena de seguridad es el conjunto de elementos que nos unen a la pared (escaladores, cuerda, anclajes, nudos, cintas, reuniones, etc), evitando que la cordada entera caiga al vacío. Por motivos obvios, el tamaño de la cadena ha de ser variable: cuando el primero de cuerda escala, la cadena debe elongarse, soltando cuerda y añadiendo elementos de anclaje; por el contrario, cuando un segundo de cuerda escala, la cadena se acorta, reduciendo la cantidad de cuerda disponible y recogiendo los anclajes. Esto implica la necesidad de una maniobra que, por un lado, permita modificar fácilmente la cantidad de cuerda entre los escaladores pero que, en caso de caída, bloquee la cuerda y el vuelo no sea demasiado largo. Esto es justo la definición de ASEGURAR.

Esta definición que hemos dado, es una definición puramente técnica. Sin embargo, todos los que escalamos sabemos que el aseguramiento tiene un componente psicológico muy importante, ya que el asegurador tiene la vida de su compañero en sus manos. Esta frase puede parecer demasiado dura pero es real. En ocasiones, el asegurador no es consciente de la importancia de su papel en la ascensión de la vía. Está encargado de salvaguardar la integridad física del escalador, pero también la integridad mental.

El factor psicológico para progresar en la vía, está al mismo nivel que los biceps. Y aquí, el asegurador es esencial. Debe estar atento al entorno, tanto en el suelo como en la pared por si se produce algún problema. Siempre tiene que estar atento al escalador, tanto en estado físico como mental: animar, corregir, aconsejar, callarse y no decir nada... hacer todo lo posible para que el escalador se encuentre en las condiciones optimas de escalada. Se habla muchas veces de parejas de escalada y es cierto, si hay química entre la cordada la ascención mejora y se disfruta mucho más.  

Nociones básicas

Elementos en el aseguramiento asegurando a un primero
(figura derecha) o a un segundo (figura izquierda)
En la maniobra de aseguramiento (ya sea a un primero de cuerda, o a un segundo) intervienen tres elementos principales: la parte inactiva de la cuerda, el dispositivo de frenado, y la parte activa. La parte activa de la cuerda es la que sale del freno y va al escalador; es la encargada de absorber el impacto de la caída. La cuerda inactiva es la parte de la cuerda que sale del freno hacia el asegurador; ésta debe ser sujeta firmemente por el asegurador y NUNCA se debe SOLTAR, ya que es la encargada de activar el mecanismo de frenado (ya sea asistido, o por fricción). En este punto nos gustaría remarcar que hemos hablado de frenado asistido, no autónomo. Lejos de lo que creen muchos escaladores deportivos, no existe NINGÚN aparato capaz de frenar la cuerda sin la intervención humana. El asegurador SIEMPRE debe controlar el aparato, de algún modo u otro.


Aparatos que se utilizan para asegurar en escalada

Aunque en los primeros pasos de la escalada los escaladores utilizaban la fricción de la cuerda con su propio cuerpo para asegurar (aseguramiento al cuerpo), actualmente existen aparatos diseñados para este fin (los frenos). Podemos distinguir tres tipos principales de sistemas de frenado: los que tienen un frenado asistido (GriGri, Cinch, Sum, Alpine Up ...), y los que tienen un frenado manual (cestas, ocho, y nudo dinámico). Cada uno de ellos tiene sus pros y sus contras, sus limitaciones y, sobre todo, su campo de aplicación específico.


  • Los aparatos de frenado asistido (Sum, Grigri, Cinch, Alpine Up ...) tienen algún tipo de mecanismo (normalmente levas) que estrangula la cuerda y la bloquea, transfiriendo toda la carga al arnés o a la reunión. Como hemos dicho antes, no son automáticos y requieren que el escalador sujete siempe la cuerda inactiva.
  • Los aparatos manuales (cestas, ochos y nudo dinámico) actúan simplemente por fricción de la cuerda con el sistema y no existe un bloqueo de la cuerda; el asegurador debe ejercer una fuerza considerable con su mano sobre la parte inactiva de la cuerda, para que la fricción sea suficiente como para detener la caída (de ahí que sea aconsejable usarlos con guantes).
El uso de estos aparatos será explicado detalladamente en los post sucesivos, pero si tenéis alguna duda sobre su utilización, por favor ponednos un comentario e intentaremos resolver vuestras dudas. De todos modos siempre consultad los manuales de los elementos para asegurar. 

Técnicas básicas de aseguramiento

Existen tres técnicas básicas de aseguramiento: aseguramiento directo, indirecto, semidirecto.
  • Aseguramiento directo: en caso de caída, la carga recae únicamente sobre la reunión. Esta técnica es la habitual para asegurar a un segundo de cuerda desde la reunión con un sistema autobloqueante, cuando ésta es suficientemente buena.
  • Seguramiento indirecto: en caso de caída, es el asegurador quien recibe el impacto, y no la reunión. Es la técnica habitual para asegurar a un primero.
  • Aseguramiento semidirecto: cuando el escalador cae, parte de la carga la recibe el asegurador, y parte el escalador. Esta técnica es la que se suele usar para asegurar en top rope, o un segundo de cuerda cuando no disponemos de un sistema autoblqueante.

Cada una está pensada para una situación específica, dependiendo del tipo de cuerda que usemos, el tipo de escalada, la calidad de los anclajes, el tipo de freno... Nosotros en esta serie de posts, sólo hablaremos de los métodos de aseguramientos básicos: el aseguramiento indirecto a un primero de cuerda,  el aseguramiento directo a uno o dos segundos de cuerda y el semidirecto para asegurar en top-rope.

Los escaladores que se adentren en escalada clásica, o terreno alpino, deberían conocer (y controlar) otras técnicas de aseguramiento más específicas como:
  • Aseguramiento indirecto de un segundo de cuerda cuando estamos ante una reunión precaria
  • Aseguramiento directo a un primero, usando un nudo dinámico, cuando la reunión es precaria y no tenemos un buen primer seguro, o éste aleja mucho.
  • Técnicas de autoaseguramiento



Como siempre, muchas gracias por llegar hasta el final y, ¡hasta la próxima!


Bibliografía recomendada

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...