Translate

viernes, 2 de mayo de 2014

Reuniones escalada clásica (II) : Sistemas bloqueados


Hola a todos! En este segundo post sobre reuniones en escalada clásica vamos a hablar sobre algunos sistemas de reparto de carga y triangulación bloqueados. ¿Qué significa ésto? Pues que la posición del punto central está bloqueada, y sólo repartirá la carga entre los diferentes anclajes es la posición de bloqueo. Si nos desplazamos hacia un lado u otro, parte de los anclajes dejarán de soportar la carga. 



Estos sistemas, suelen ser muy sencillos y eficientes: rápidos de montar y desmontar. Además proporcionan bastante redundancia y, en caso de fallo de un anclaje, no se produce extensión. Por último, permiten unir gran número de anclajes con un sólo cordino, cinta ó cuerda. 



El principal problema que no son multidireccionales: al cambiar la dirección de tiro parte de los anclajes dejan de soportar carga. Por eso sólo deberían usarse si se conoce perfectamente la dirección de la carga en caso de caída. ¡Nunca usar e travesías!



Otro inconveniente es que, aún cuando el sistema se cargue en la dirección adecuada, no todos los brazos del sistema soportarán igual carga: el brazo más corto  (el del anclaje más bajo) será el que más carga soporte, puesto que la cantidad de material disponible para absorber la energía de un impacto es mucho menor. Es decir, que sólo repartirán el peso de modo adecuado si los anclajes están a la misma altura. El uso cordinos de poliamida (nylon),  mucho más elástico que otros materiales, reducirá este inconveniente.

1. Triángulo de fuerzas bloqueado

Éste es uno de los sistemas básicos que todos deberíamos conocer. El abanico de situaciones donde se puede usar es bastante grande (digamos que es un sistema "todoterreno"). Además proporciona mucha redundancia y solidez. Por último, casi no da pié a errores, por lo que es muy útil para iniciarse en la escalada clásica.


Para montarlo, pasamos el cordino o cinta por todos los anclajes. Tensamos todos los tramos de cordino en la parte inferior, en la dirección de carga. Manteniendo esta dirección hacemos el nudo de bloqueo. Si la reunión está en una zona tumbada, podemos usar la gaza como nudo de bloqueo. Si la reunión es muy vertical ó colgada, es obligatorio bloquear el triángulo con un ocho (por su mayor resistencia).

Es aconsejable que el nudo de cierre del anillo (el punto más débil) quede en el brazo más largo, puesto que será el que menor carga reciba.

TFB con anclaje en
oposición
Este sistema es muy versátil y nos permite unir varios anclajes que no estén muy alejados entre sí. Consume bastante cordino o cinta, así que para montarlo con tres o cuatro anclajes debemos usar un cordino de 6 o 7 metros. Cuando unamos varios anclajes, debemos tener en mente que el ángulo entre brazos debe ser lo más pequeño posible, con el fin de no sobrecargar los anclajes. En este caso, el ángulo que debemos mirar es el ángulo entre cada uno de los anclajes.

El triángulo de fuerzas bloqueado también es muy útil para unir el anclaje en oposición al resto de anclajes en un único montaje (lo cuál a menudo es complicado).

Si con un anillo de cordino muy largo queremos montar una renuión de dos anclajes, podemos usar la configuración que se muestra en la foto de la derecha. Para ello, pasamos el cordino en simple por el anclaje más bajo, y en doble por el anclaje más alto. Tensamos los dos tramos libres en la dirección de tiro, y hacemos el nudo de bloqueo.
Esto nos permitirá mantener la reunión lo más alta posible. El tramo simple debe ir al anclaje más bajo, y el doble al más alto. De este modo compensaremos el exceso de carga sobre el brazo más corto.


También podemos montar un triángulo de fuerzas bloqueado con la propia cuerda de escalada. La elevada elasticidad de la cuerda (mucho mayor que cualquier cordino o cinta) hace que este sistema tenga una capacidad de absorción de impacto impresionante!! Os recomendamos que leáis éste artículo del fabricante DMM, donde se comparan distintos tipos de reuniones. Este sistema puede ser muy interesante si tenemos muchas papeletas de sufrir un factor 2 a la salida del siguiente largo. 

Por último, el triángulo de fuerzas bloqueado es el más indicado para unir dos anclajes cuando rapelamos o abandonamos una vía. Esto es simplemente por su propiedad de no-extensión en caso de fallo del anclaje. Una extensión de la reunión, podría hacer que el escalador perdiera el control durante el rápel.



2. Triángulo de fuerzas inglés 
El triángulo de fuerzas inglés es una variante muy poco conocida del triángulo de fuerzas bloqueado. Es muy útil para aquellas situaciones en las que el material del que dispongamos sea muy limitado (como por ejemplo en escaladas alpina, donde las limitaciones de peso son muy importantes). La principal ventaja de este triángulo es que el nudo de bloqueo casi no consume cordino o cinta, de modo que con un cordino más corto podemos mantener el ángulo del triángulo lo más bajo posible

Para ello hacemos una gaza, más o menos en el centro del cordino o cinta cosida, sin apretarla. Luego unimos la cinta a los anclajes y movemos el nudo hasta que quede en la dirección en la queramos bloquear





Una ventaja adicional de este sistema es que es muy sencillo modificar la posición de bloqueo. Basta con aflojar el nudo y desplazarlo hacia un lado u otro. No es necesario deshacer el sistema, como ocurriría en el caso de un triángulo de fuerzas bloqueado.

El problema que tiene este sistema es la baja resistencia!. El nudo de gaza reduce a la mitad la resistencia de la cinta, por lo que una caída de factor 2 podría llegar a partirla.

Este montaje únicamente lo hemos visto para dos anclajes. Sin embargo suponemos que para más de dos anclajes también podría utilizarse, uniendo cada brazo a un anclaje mediante ballestrinques, como si se tratara de un equalette.

3. Reunión en línea
Reunión línea vertical

Es uno de los mejores métodos para unir anclajes que están muy alejado, ya sean en vertical o en horizontal.

Lo normal es montar este sistema con la propia cuerda de escalada, pero también puede montarse con un anillo de cordino si es muy largo. La ventaja de la cuerda es su elevada resistencia y capacidad de absorción de impacto.

Si lo hacemos con cuerdas gemelas es OBLIGATORIO utilizar las dos juntas como si fueran una única cuerda. Si utilizamos cuerdas dobles y preveemos que las posibilidades de una caída de factor 2 son altas, también debemos usar las dos cuerdas juntas en el montaje. Esto nos obligará a utlizar mosquetones más grandes, especialmente en los ballestrinques.

Un aspecto muy importante que presenta es el orden en que debe ser montada si los anclajes está en la vertical y muy alejados! 

3.1 Desde el primer anclaje alcanzamos el resto
Detalle del punto central.
Todos los moquetones deberían ser de seguro!
En este caso lo más recomendable es seguir el siguiente orden:
  1. Coloca primero el anclaje más bajo.
  2. A metro y medio de ti haz un bucle en la cuerda, con un nudo de ocho, para hacer el punto central. Pasa este bucle por el anclaje más bajo. El tramo entre tú y el bucle determinará tu movilidad en la reunión, así que mejor no lo dejes muy corto.
  3. Con el tramo de cuerda que va hacia el segundo, vamos uniendo el resto de anclajes, de abajo arriba. Uniremos cada anclaje con un ballestrinque, de modo que los tramos de cuerda entre anclajes queden tensos y así se reparta la carga.
Una alternativa es que el anclaje más bajo también esté unido a un ballestrinque y el bucle central no vaya unido a ningún anclaje. Esta forma nos permitirá un ajuste más rápido, pero es menos resistente.

3.1 Los anclajes están muy alejados.
En este caso, el primer anclaje que debemos colocar es el más alto, y luego ir bajando hacia los siguientes mientras tensamos la cuerda. ¿Por qué? Porque si colocamos primero el inferior y nos caemos al colocar uno de los superiores, tendríamos un factor 2, y esto es muy peligroso. Esta maniobra nos obligará a estar un cierto tiempo sin asegurar, con bastante comba en la cuerda. Así que, en cualquier caso, mucho cuidado. 
  1. Sube hasta el anclaje más alto. Únelo a la cuerda con ballestrinque, dejando unos 4 metros hasta tí.
  2. Baja hacia los siguientes anclajes, uniéndolos con ballestrinques y tensando los tramos.
  3. Cuidado! Si el borde fuera angulado
    podría cortar la cuerda!
  4. Cuando llegues al anclaje más bajo, haz un bucle para el punto central. Si no eres capaz de tensar este último tramo, usa la alternativa que hemos contado en el apartado anterior
Los mismo debemos hacer al desmontar la reunión, desmontarla de abajo arriba, teniendo mucho cuidado con la comba hasta que quitemos el último seguro.


Un problema de este montaje es que si no queremos cambiar de primero en el siguiente largo, los escaladores deberán desencordarse y cambiase los cabos. Esto, puede llevar mucho tiempo y cierto riesgo.
Otro inconveniente (al igual que ocurre con todos los sitemas bloqueados) es que es muy difícil tensar correctamente la cuerda y repartir la carga entre anclajes. Aún cuando perfectamente tensado, el anclaje más bajo será el que soporte la mayor parte de la carga (la cantidad de cuerda que absorbe el impacto es muy pequeña) . Tened esto en cuenta, y nunca uséis un anclaje dudoso en el punto más bajo.


Esperamos que estos consejos os sean útiles. Al final del post os dejamos unos enlaces muy interesantes sobre este tema.  Como siempre, muchas gracias por llegar hasta el final y ¡hasta la próxima!

Bibliografía
(Nota: en la págína de www.atate.info tenían información bastante buena sobre el montaje de reuniones, aunque actualmente se encuentra fuera de servicio; si podéis echadle un vistazo)





Os recomendamos que vistéis el resto de artículos sobre reuniones de escalada clásica:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...