Translate

jueves, 23 de octubre de 2014

Wild Country - Crack School - Técnicas avanzadas de manos - Episodio 8

Hola a todos! Hoy os traemos el último vídeo de la saga Crack School, de los Wide Boyz. A lo largo de estos vídeos hemos visto cómo enfrentarnos a fisuras de dedos, fisuras de manos, fisuras de puños y los temidos offwidth. Además nos han enseñado cómo protegernos las manos, y algunos truquillos para colocar los seguros a medida que avanzamos por las fisuras. En este último capítulo nos enseñarán un par de trucos para las fisuras de manos. Como siempre, os dejamos el vídeo y un resumen de lo que en él se cuenta. Esperamos que os guste!




En el segundo episodio de la Crack School vimos las técnicas básicas de escalada en fisuras de manos: pulgares hacia arriba, ó pulgares hacia abajo. Vimos además cómo en fisuras muy verticales es posible ir cruzando los brazos mientras que, si la fisura es más compleja, deberemos recurrir a la técnica de swimming (el brazo superior siempre por encima del inferior). Contamos también cómo insertar el pie en el interior de la fisura, estrangulándolo ligeramente en el interior. En este segundo episodio sobre fisuras de manos veremos cómo podemos afrontar fisuras en las que el tamaños sea un poco mayor o un poco menor que el de nuestras manos, así como un par de trucos para dar los pasos claves con el menor esfuerzo posible. 

1. Fisuras algo menores que el tamaño de nuestras manos.
Echando el cuerpo hacia atrás para cargar los brazos
A medida que una fisura se estrecha, se vuelve imposible meter la mano entera dentro de la fisura, quedando la mitad de la mano fuera de la fisura. Es muy habitual que cuando nos enfrentemos a este problema, tratemos de superar el tramo escalando en oposición (echando el cuerpo hacia atrás, como si fuera una bavaresa, para cargar los brazos). Sin embargo esto no es siempre la mejor solución. 
En este tipo de situaciones debemos recordar que el pulgar es nuestro amigo y, que si no tenemos el pulgar en el interior de la fisura, el empotramiento de manos no funcionará correctamentePor eso, en estos casos siempre debemos utilizar la técnica de los pulgares hacia abajo, de modo que éste bloquee, y podamos estrangular los dedos superiores en el interior de la fisura. 

Para ello, buscamos la parte más abierta de la fisura y metemos la zona del pulgar lo más profundo que podamos, con el pulgar hacia abajo. Una vez que tenemos el pulgar empotrado, tratamos de meter el mayor número de dedos posible en la parte superior. A diferencia de un empotramiento normal de manos, no es tan importante que los dedos presionen contra las paredes de la fisura. Si no ocurre de modo natura, no te preocupes por ello. 
Trata de retorcer la mano en el interior, de modo que la zona del pulgar se ensanche y provoque el empotramiento. 

2. Fisuras un poco mayores: Manos ahuecadas

El problema al que nos enfrentamos en fisuras anchas, donde un empotramiento de manos convencional no funciona, es que la retracción del pulgar hacia el interior no expande lo suficiente la mano, de modo que ésta tiende a deslizarse dentro de la fisura. 

La única manera que tenemos de solucionarlo es mediante la técnica de las manos ahuecadas. En esta técnica no utilizaremos la expansión de la mano por el pulgar, sino la presión de los dedos sobre la pared opuesta, de modo que los nudillos también presionen contra la pared. Así, aún podremos bloquear la mano en la fisura. Lo malo de esta técnica es que es muy dolorosa, especialmente en la zona de los nudillos. Así que es muy recomendable tener protegida la mano (con un guante de fisuras, con esparadrapo... ).
Por suerte, las fisuras donde podamos aplicar la técnica de las manos ahuecadas suelen proporcionar empotramientos de pies realmente buenos. Por eso lo mejor es aprovecharlo y cargar la mayor cantidad de peso posible sobre los pies, para así descansar y hacer menos fuerza con las manos.  

3. Técnica del puño aplastado 


Como hemos dicho antes, la técnica de las manos ahuecadas es extenuante, por eso, cuando nos enfrentemos a largas secciones de manos ahuecadas podremos intercalar esta técnica con la técnica del puño aplastado. 


Esta técnica consiste en introducir la mano en 90º hacia la fisura, comprimiéndola para intentar que tenga el menor volumen posible. Cuando ya no se pueda meter más hacia el fondo, se retraen los dedos. De este modo crearemos una especie de empotramiento de puños muy apretado. Este empotramiento nos dará un respiro en las dolorosas secciones de las fisuras de manos ahuecadas.


4. Uso de la muñeca como una leva
Cuando escalamos de cara a la fisura, normalmente el 100% de la carga del cuerpo recaerá sobre los empotramientos. Sin embargo, si llevamos el cuerpo hacia una lado de la fisura, apoyando la muñeca sobre el borde, crearemos una ventaja mecánica (la mano generará un brazo de palanca en el interior de la fisura). De esto modo la carga sobre los empotramientos se reducirá.


Esta técnica es especialmente útil para los reposos, ya sean para descansar ó cuando queremos colocar los friends o fisureros. Alternativamente también podremos usarlas en fisuras muy malas, donde cualquier ayuda es bien recibida.


A continuación os dejamos dos enlaces a unos artículos de la revista Climbign, en los que hablan sobre este tipo de fisuras. Os recomendamos que le echéis un vistazo. Además, al final del post os dejamos los enlaces con el resto de capítulos de la Crack School y el trailer de la película de los Wide Boyz. 




Esperamos que esta serie de vídeos os hayan sido útiles y le deis duro a las fisuras! Como siempre, muchas gracias por llegar hasta el final y ¡hasta la próxima!

Episodio 8 - Técnicas avanzadas en fisuras de manos


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...