Translate

miércoles, 29 de junio de 2016

Nudos autobloqueantes (II): los nudos


Hola a todos! En la segunda entrada sobre nudos autobloqueantes vamos a ver cómo confeccionar los nudos  más importantes en el mundo de la escalada - alpinismo (desde nuestro punto de vista, por supuesto). Además abordaremos algunos aspectos algo más técnicos, como sus propiedades direccionales, su tendencia al atascamiento, o la facilidad de desbloqueo. Saber hacer los nudos a la perfección, así como conocer sus limitaciones, o cuándo utilizar uno u otro es de vital importancia. ¡Os animamos a que le echéis un vistazo!



1. Prusik

Un nudo clásico aunque, poco a poco, va cayendo en desuso. Es un nudo muy fácil de hacer. Incluso, puede llegar a confeccionarse con una sola mano. Sin embargo, su gran tendencia a atascarse (a apretarse de más de la cuenta) y dejar bloqueados a los escaladores, está haciendo que cada día más escaladores prefieran usar otros nudos que, aunque tengan un bloqueo más lento y menos firme, causen menos problemas.

1.1 ¿Cómo se hace?

  1. En primer lugar presentamos el cordino que vamos a utilizar, de tal manera que el nudo de cierre quede ligeramente por encima del la parte media inferior. Esto, que es algo general para todos lo nudos, lo hacemos para evitar que el nudo de cierre del anillo apoye sobre la cuerda, o que el mosquetón apoye sobre él (ver primer post sobre nudos autobloqueantes).
  2. Hacemos una primera alondra en torno a la cuerda.
  3. Realizamos varios giros concéntricos pasando el bucle terminal por dentro de la primera alondra, de tal manera que las nuevas vueltas vayan colocándose de fuera hacia dentro.



Lo normal es confeccionarlo dando tres vueltas en torno a la cuerda. Con cuerdas mojadas, mejor dar 4 vueltas.

1.2 Características y funcionamiento
 
Es un nudo simétrico, por lo tanto tiene un comportamiento bidireccional; es decir, que bloquea en ambos sentidos, tanto si aplicamos la fueza hacia arriba  o hacia abajo. 

Es el nudo autobloqueante que se bloquea más firmemente y más rápidamente. Esto, que es su mayor ventaja, es a su vez su peor enemigo, ya que una vez se ha sometido a carga, es muy difícil desbloquearlo y desplazarlo de su posición, aunque liberemos la carga. De hecho, nos tocará deshacer el nudo para poder moverlo. 

Por este motivo que acabamos de comentar, su uso está desaconsejado en tareas que impliquen un bloqueo-desbloqueo periódico (maniobras de ascenso por cuerda fija, izado de petates, etc). También queda desaconsejado su uso en maniobras en las que pueda quedar fuera del alcance del escalador o alejado de éste.
 
Lo destinaremos a momentos en los cuales sea necesario un bloqueo rápido y muy efectivo como, por ejemplo, maniobras de transferencia de carga desde el asegurador a la reunión, o si queremos dejar amarrada una carga a algún lado.

También es el más aconsejado en maniobras sobre una única cuerda de diámetro menor < 7.5 mm. No es que en estas cuerdas tan finas se vaya a desbloquear mejor, sino que el resto de nudos autobloqueantes no van a bloquear bien.



Encordamiento en glaciares, a mitad de cuerda,
mediante un Prusik. Fuente EEAM



El hecho de que el punto de estrangulamiento salga de la mitad del nudo hace que éste sea el autobloqueante que menos tendencia tenga a despeinarse cuando las cuerdas están colocadas horizontalmente y, por lo tanto, sea el más efectivo. Este es el caso de travesías, pasamanos, polipastos colocados en horizontal (rescate en glaciares), encordamiento a mitad de cuerda en un glaciar, o encordamientos en alta montaña con cuerda acortada y longitud variable.

Por último, un truco: Una vez se haya bloqueado será imposible desbloquearlo empujando desde arriba con los dedos, como ocurre con otros nudos. Para desbloquearlo, empujaremos hacia el interior del nudo la salida de los bucles centrales.

2. Machard de un seno

Éste es uno de los más utilizados. Junto con el Machard de dos senos, contistuyen "lo mínimo" que cualquier escalador-montañero debe conocer. Con estos dos nudos podremos cubrir el 90% de las situaciones en las que necesitemos un nudo autobloqueante. Son fáciles de memorizar y trenzar. Pero eso sí, debemos saber trenzarlos a la perfección, distinguirlos entre sí,  y saber cuándo utilizar uno y cuándo otro.

2.1 ¿Cómo se confecciona?

  1. Presentamos el cordino sobre la cuerda y colocamos el cordino con el nudo de cierre apuntando hacia la dirección en la cuál queremos que bloquee. Esto es importante, puesto que el nudo es unidireccional!
  2. Después, de como máximo unos 5 cm de la parte superior, comenzamos a enrollar el cordino en torno a la cuerda, de arriba hacia abajo, colocando las vueltas paralelas entre sí (foto 2). Daremos un mínimo de 4 vueltas. Mejor 5 vueltas. 
  3. Ahora pasamos el tramo inferior restante por el interior del bucle superior, haciendo una alondra (fotos 3 y 4).


Es muy importante que las vueltas queden bien peinadas, perfectamente paralelas y sin amontonar. También tenemos que asegurarnos que el bucle superior sea de pequeño tamaño y, en ningún caso supere la longitud del nudo.


Este punto es importante para conseguir una efectividad máxima. Si el lazo superior es muy grande el nudo tenderá a despeinarse, y tendremos problemas de bloqueo y, una vez bloqueado, problemas de atascamiento.

2. Características y funcionamiento

El Machard de un seno, a diferencia del Prusik, tiene un comportamiento unidireccional. Bloquea razonablemente rápido y con firmeza. Después del Prusik es el que mayor carga de deslizamiento presenta. 


Una vez sometido a carga y liberada ésta, se desbloquea y desplaza mejor que el Prusik. Aunque, no os engañéis, sigue teniendo un comportamiento malo y sigue teniendo una cierta tendencia a atascarse, sobre todo si la carga que ha soportado ha sido muy elevada. 

Es un nudo aconsejado para autoseguro en rápeles y maniobras de transferencia de carga, acortamiento de la cuerda en encordamiento en ensamble, etc. No muy aconsejable para maniobras repetitivas, como izado de petates o ascenso por cuerda. 

Con cuerdas heladas ó mojadas,
el Machard de un seno es
posiblemente el más eficaz.

El remate final tipo Alondra reduce a la mitad la resistencia del cordino a la rotura! Por eso es obligatorio confeccionarlo con anillos de > 7mm ó anillos de Kevlar de alta resistencia. Por el mismo motivo también debemos evitar usarlo para soportar grandes cargas (como autoseguro en un rápel volado con un herido).

Posiblemente sea el nudo que mejor trabaje sobre cuerdas mojadas o heladas. Sin embargo debemos tener mucho cuidado en estas condiciones, ya que puede llegar a deslizar con cargas bajas. En este caso daremos un par de vueltas más para asegurar la efectividad.

3. Machard de dos senos.

Es el segundo nudo OBLIGATORIO DE CONOCER y saber hacer a la perfección. Es la variante simétrica y "fácil" de desbloquear del Machard de un seno.

3.1 ¿Cómo se confecciona?

Posiblemente sea el nudo más fácil de confeccionar. Sin embargo es muy habitual ver escaladores con "churros" en lugar de Machards.

  1. Presentamos el cordino sobre la cuerda. En esta ocasión no es relevante cómo lo coloquemos, siempre y cuando el nudo de cierre no esté en el extremo o dentro de las vueltas.
  2. A mitad de cordino empezamos a rodear la cuerda, dando unas vueltas hacia arriba y otras hacia abajo. Daremos un mínimo de 6 vueltas. 
  3. Pasamos el mosquetón por los dos senos resultantes.
Es muy importante que las dos senos tengan un tamaño pequeño ya que, de lo contrario, el bloqueo podría verse comprometido. 
Si el cordino es demasiado largo podemos, o bien dar alguna una vuelta más, o bien acortar el cordino haciendo un nudo de gaza (echad un vistazo al post anterior sobre nudos autobloqueantes). Cualquiera de las dos opciones es preferible antes que dejar los senos largos.
3.2 Características

Es un nudo simétrico. Por lo tanto, tendrá un comportamiento bidireccional. Su velocidad de bloqueo es menor que el Prusik y que el Machard de un seno. Aún así, con un numero alto de vueltas y realizado con cuerdas de diámetro grande ó sobre cuerdas dobles, es suficientemente rápido como para ser utilizado en maniobras de control de cuerda. De hecho, es posiblemente el nudo más utilizado como autoseguro en raṕeles sobre cuerdas secas ó rápeles con un herido. 

Su resistencia al deslizamiento es unos 50 kg menor que el Machard de un seno. Si queremos utilizarlo para soportar grandes cargas deberemos dar al menos 8 vueltas.

Insistimos en el hecho de que la efectividad de este nudo está muy ligada a cómo esté peinado y cómo de largos sean los bucles terminales. La baja tensión "basal" del nudo hace que el nudo tenga gran tendencia a despeinarse. Las vueltas tienden a amontonarse entre sí reduciendo su eficacia (se reduce la superficie de contacto). Si los dos bucles terminales son muy largos esta característica se acentúa, y el nudo tenderá a aflojarse y despeinarse aún mas, impidiendo además su desplazamiento por la cuerda. Como comprenderéis es imprescindible que, cada poco tiempo, comprobemos el estado del nudo y, si es necesario, volvamos a peinarlo.

Este nudo tiene otra ventaja añadida sobre los dos anteriores: una vez liberada la carga se desbloquea fácilmente. De hecho tan sólo tendremos que presionar la parte superior. Ojo! Que se desbloquee fácilmente no implica que se desplace fácilmente ya que, como veis, tiene un montón de vueltas y la fricción es elevada.

Su uso principal, como hemos comentado, es el autoseguro en rápeles sobre cuerdas secas. Con cuerdas mojadas no funciona bien, por lo que suele utilizarse el de un seno. Tiene otros usos comunes como el ascenso por cuerdas fijas, nudo antirretorno en polipastos, etc.

4. Machard de dos senos y dos mosquetones.

Una variante del Machard de dos senos. La única diferencia es que, a diferencia del Machard de dos senos y un mosquetón, en cada seno colocaremos un mosquetón distinto. 


Machard de dos senos y dos mosquetones
Al igual que el machard de dos senos normal, por su simetría tiene un comportamiento bidireccional. La colocación del segundo mosquetón favorece considerablemente el desbloqueo una vez liberada la carga. Sin embargo, también se reduce mucho la velocidad de bloqueo y su capacidad de retención. Además la holgura del nudo favorece que el nudo se despeine. Al igual que antes, es conveniente que los bucles terminales sean lo más pequeños posible

Dada su baja velocidad de respuesta NO debe utilizarse como autoseguro en rápeles. Se suele destinar a maniobras puntuales (no repetitivas) en las cuales, tras un desplazamiento muy grande, el nudo autobloqueante vaya a quedar muy alejado del escalador y pueda resultar difícil su desbloqueo (situación típica que deja atascados a los escaladores y produce grandes retrasos). Ejemplos de estas situaciones son los descensos de fortuna por cuerdas, o el paso de nudos durante un rápel.

Para tener algo más de control podemos dar hasta 7-8 vueltas al cordino. Por su baja capacidad de retención, necesitaremos siempre un segundo sistema de bloqueo. Ya sea un nudo de tope, un bloqueador u otro nudo más resistente.

5. Bachman

Es una variante del Machard de un seno en el que, para reducir la fricción y el estrangulamiento, se coloca un mosquetón entre la cuerda y las vueltas del cordino. 

5.1 ¿Cómo se confecciona?

  1. En primer lugar pasamos el cordino por el mosquetón de seguro y cerramos la mosca. Colocamos el cordino con el nudo de cierre apuntando hacia la dirección de tiro. El mosquetón "antifricción" se coloca junto a la cuerda, pegado a ésta a través del brazo rígido (foto 1). 
  2. Colocamos el cordino en la parte superior del mosquetón y lo tensamos rodeando la cuerda (foto 2). A partir de ahí comenzamos a dar vueltas en torno a la cuerda. 
  3. Daremos unas 4-6 vueltas al cordino. Pasamos el bucle final por dentro del mosquetón (ver foto 3). En el seno terminal añadimos el mosquetón sobre el que aplicaremos la carga


5.2 Características 


Es un nudo unidireccional. Tiene una velocidad de respuesta lenta y una carga de deslizamiento baja (de las más bajas). Sin embargo, tiene una característica muy buena: una vez sometido a carga se desbloquea fácilmente. De hecho bastará con desplazar el mosquetón antifricción en la dirección que queramos moverlo. Este hecho hace que se destine a maniobras que requieran bloqueos-desbloqueos sucesivos, como ascensos por cuerda fija ó bloqueos en polipastos.

Necesita dos mosquetones para funcionar: el mosquetón antifricción y el mosquetón de carga. Hacemos hincapié en el hecho de que el mosquetón que está en contacto con la cuerda (el mosquetón antifricción) ¡no es un mosquetón de carga! No podemos colgarlos de él puesto que, en ese caso lo que conseguiríamos sería desbloquearlo.

6. Prusik con mosquetón

Este nudo es una variante del Prusik en el que, para reducir el estrangulamiento y mejorar el desplazamiento del nudo por la cuerda, se coloca un mosquetón entre la cuerda y los anillos del bloqueador.


6.1 ¿Cómo se confecciona?

La confección es exactamente la misma que la del Prusik, haciendo varias alondras alrededor de la cuerda. Pero ahora, ponemos un mosquetón junto a la cuerda.


Prusik con mosquetón
6.2 Características

Es un nudo muy parecido al Bachman. La ventaja frente a este último es que tiene un comportamiento bidireccional (es un nudo simétrico). 

La colocación de un mosquetón para reducir la fricción, obviamente, reduce la velocidad de respuesta comparado con el Prusik normal. También reduce la fuerza de bloqueo. De hecho su comportamiento está más próximo al Bachman que al Prusik. Así que mucho cuidado, especialmente con cuerdas nuevas, mojadas, etc. Desaconsejado para maniobras de control de una cuerda, como autoseguros en rápel o como nudo antirretorno.

No hemos encontrado ningún sitio en el que se hable de la resistencia de este nudo al deslizamiento, ni de su velocidad de bloqueo, sin embargo a nosotros nos ha dado la impresión de que estrangula más firmemente la cuerda que el Bachman.

Por último, una advertencia: al igual que decíamos en el caso del nudo Bachman, el mosquetón sobre el que se realiza el nudo NO ES UN MOSQUETÓN DE CARGA! .Tan sólo debemos utilizarlo para desplazar el nudo por la cuerda. Nunca debemos anclarnos a él

7. Swicero o veronés

El nudo Swicero o Veronés, o Belunés es un nudo muy interesante por varios motivos.
  • Se puede hacer con la propia cuerda, o con una cuerda de igual diámetro que la cuerda sobre la que realizamos el bloqueo. 
  • Obviamente, se puede hacer con un cordino de igual diámetro que la cuerda, o con poca diferencia.
  • No necesita de un anillo, sino un tramo lineal de cordino o cuerda, lo que permite utilizarlo en situaciones de poca longitud (hemos llevado un cordino demasiado corto, o hemos tenido que cortar un trozo de cordino para otra maniobra).

Su elaboración, aunque no es complicada, es más compleja que la de otros nudos, por lo que en la práctica casi no se usa, salvo en situaciones de autorrescate. Sin embargo, desde nuestro punto de vista, es un nudo FUNDAMENTAL ya que es un nudo que llega donde otros no llegan. Nos puede sacar de muchos apuros.

7.1 ¿Cómo se confecciona?

  1. Presentamos el extremo de la cuerda o cordino con el que realizaremos el nudo con el cabo apuntando en la dirección contraria a la de carga (ver foto 1)
  2. A unos 60 cm del final de la cuerda comenzamos a dar una serie de vueltas al cordino sobre la cuerda, "hacia arriba", en la dirección opuesta a la de tracción (ver foto 2). Daremos un mínimo de 6 vueltas si utilizamos la misma cuerda o una de diámetro inferior. Si la cuerda es de gran diámetro o muy rígida podemos llegar a necesitar hasta 8 vueltas. 
  3. Pasamos el cabo superior (terminal) de la cuerda por debajo, entre la cuerda y el resto del cordino (ver foto 3).
  4. Metemos la cuerda por dentro de los tres primeros bucles y sacamos el tramo sobrante (ver foto 3).
  5. Rematamos el tramo saliente con un nudo simple, para evitar que llegue a deshacerse.
Como veis, el nudo así terminado no tiene ningún anillo del cuál traccionar. Así que, para terminarlo, hacemos un nudo de siete, o un ocho doble, al que uniremos un mosquetón. Alternativamente podemos aprovechar que usamos la cuerda entera y hacer un bucle bastante más abajo y más grande, para hacer una pedala sobre la que subirnos. 

7.2 Características

Tiene un comportamiento unidireccional. Su carga de deslizamiento es relativamente baja; parecida a la del Bachman. Por encima de los 150-200 kg puede deslizar. Con cuerdas muy rígidas, a cargas menores. 

Nudo Swicero hecho con la propia cuerda de
escalada, como autoseguro en un descuelgue.
Sin embargo, una vez bloqueado, se desbloquea razonablemente bien. Este nudo también es de reacciones lentas, y necesita ser ayudado (un pequeño ajuste) para bloquear.


Funciona bien en maniobras de desplazamiento por la cuerda en los que tengan que soportar únicamente el peso de una persona. Se utiliza básicamente como método de emergencia en aquellas situaciones en las que nos hayamos quedado sin cordinos para realizar otros autobloqueantes.

8. Nudo Valdostano o Penberthy

Es otro nudo de esos que necesitamos conocer todos, especialmente los que vayamos a hacer vías de varios largos ó escalada en alta montaña, ya que tiene la característica única de que además de autobloquearse, puede desplazarse lentamente (y de manera controlada) cuerda abajo cuando está sometido a carga. Por este motivo es uno de los elementales en las maniobras de autorrescate. Nos permitirá llevar a cabo sin mucho esfuerzo maniobras muy importantes, como el paso de un nudo en un descenso o el descenso por una cuerda tensa en la que no es posible colocar un dispositivo de descenso (en próximos post lo veremos).

8.1 ¿Cómo se confecciona?

Este nudo, a diferencia del resto, no parte de un anillo de cordino, sino de un tramo lineal de unos 120-150 cm de cordino (el mismo tamaño de los anillos autobloqueantes, pero sin formar anillo). En los extremos se hacen dos nudos de gaza o de ocho. 

  1. En primer lugar hacemos la cabeza bloqueante del nudo: colocamos la mitad del cordino sobre la cuerda, y damos unas 5 ó 6 vueltas en simple alrededor de la cuerda, de tal manera que los anillos queden paralelos y los cabos sobrantes tengan la misma longitud. 
  2. Después vamos trenzando los cabos sobre la cuerda "hacia abajo" (o, mejor dicho, en la dirección de tracción), pasando los cabos simultáneamente y en sentidos opuestos hacia delante y hacia atrás. Este trenzado deberá tener unas 4-6 vueltas.
  3. Colocamos un mosquetón sobre los bucles terminales. 
Es conveniente utilizar cordinos de diámetro más pequeño que la cuerda. Pero, como método de fortuna, podemos confeccionarlo con un trozo cortado de la misma cuerda (salvo que sea de diámetro muy elevado o muy rígida). En este caso, para mantener su efectividad, debemos aumentar el número de vueltas tanto de la cabeza como el número de vueltas de la trenza. 

Se puede confeccionar también con anillos cerrados de cordino. Pero estos deberían ser de un tamaño bastante grande (casi 2 m).

8.2 Características

Método de fortuna.
Combinación de nudos
Valdostano y Swicero
obtenidos a partir
de un cordino de 7mm
utilizado para montar
reuniones
Como hemos dicho al inicio, tiene la particularidad de poder deslizarse de manera controlada por la cuerda cuando está cargado. Para ello, tan sólo tendremos que empujar "ligeramente" hacia abajo la cabeza del nudo. Mientras mantengamos la presión, el nudo descenderá lentamente por la cuerda. Si quitamos la presión con los dedos, el nudo se bloquea de nuevo. 

Es más complicado de realizar que otros, y es necesario practicar con él bastantes veces para estar seguros de su funcionamiento y sus reacciones. Pero una vez lo tenemos controlado, va bastante bien. 

Tiene un comportamiento marcadamente unidireccional y, una vez sometido a carga, se desbloquea bastante bien. No hemos encontrado en ningún lado una referencia a su capacidad de bloqueo, pero imaginamos que si con la simple ayuda de la mano se puede desbloquear bajo carga, la carga a la cual deslice no será muy alta. Es conveniente evitar su uso con grandes cargas y complementarlo (reasegurarlo) con un segundo autobloqueante más resistente (tipo Machard de un seno) o un nudo de tope. 


Este nudo tiene además otra ventaja: es de los pocos que, por su trenzado, funciona razonablemente bien con anillos de cintas cosidos, en maniobras de ascenso por cuerda ó maniobras de autorrescate. Utilizaremos cintas de al menos 60 cm.

Para terminar, decir que el nudo tiene una clara desventaja: su gran tamaño. Una vez trenzado puede llegar a extenderse 20 o 30 cm sobre la cuerda. Esto puede ser un gran estorbo en algunas maniobras, como el izado en sistemas de polea muy desmultiplicados en los que los recorrido de cuerda, ya de por sí, son muy cortos. 



Y como reflexión final ...

Para finalizar el post, un consejo. Practicad estos nudos en casa y memorizad cómo se hacen. Probad su funcionamiento a un metro del suelo, utilizando  diferentes cuerdas y cordinos. Podéis cargarlos y desbloquearlos para que veáis cómo funcionan cada uno de ellos.  Otro test sería, mojar las cuerdas y trabajar sobre las cuerdas mojadas. Incluso, probrad a fabricarlos en situaciones de poca luz o confeccionarlos con guantes. Tener que quitarse los guantes en medio de una ventisca de nieve, porque no sabemos hacer un nudo con guantes no es nada recomendable. Y, por último, repasad su confección cada poco tiempo; estas cosas, si no se utilizan, se olvidan con el tiempo, y muchos de estos nudos los utilizaréis únicamente en situaciones de emergencia. Os decimos desde la experiencia personal que no hay cosa más desagradable que dudar sobre ellos, sobre están bien hechos y si aguantarán, cuando estamos en una situación de peligro, o cuando nos ha pillado la noche y no vemos nada ... 

Como siempre, muchas gracias por llegar hasta el final y ¡hasta la próxima!


Bibliografía 



4 comentarios:

  1. Gràcies per la feina de divulgació ! Chapeau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por seguirnos!
      Un abrazo!
      Manerasdeescalar

      Eliminar
  2. Hola,
    Buena serie la de nudos, mucho más importante de lo que la mayoría de gente cree y especialmente necesario saber adaptar cada cordino (según diámetro) y nudo a la situación que requiere según sea 1/2 cuerdas, cuerda nueva/usada, mojada/seca, etc, etc.
    Aún recuerdo una de mis primeras experiencias practicando remonte de cuerda, donde elegí mal el nudo, un prusik con cordino de 5mm sobre cuerda simple, y me quedé totalmente bloqueado, con el nudo tan apretado que no había forma de deshacerlo, je je.
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Vetealmonte!

      Muchas gracias por el comentario. Totalmente de acuerdo contigo: saber adaptar el nudo a la situación es algo elemental!

      Nosotros también hemos sufrido esa misma situación que nos comentas, practicando el ascenso por una cuerda fija con un Prusik. Hace poco (este invierno), nos pasó lo mismo en una situación real, pero con un Machard unidireccional hecho con un cordino de 5.5 sobre una cuerda de 10 mm. Estábamos haciendo una vía de varios largos; nos confiamos y calculamos bastante mal los horarios. Justo cuando empezábamos el rápel de descenso nos pilló la noche. Entre que no veíamos nada e íbamos con prisa, nos olvidamos de quitar uno de los nudos de tope, y al tirar de la cuerda ... CAGADA MONUMENTAL! Como imaginas, nos tocó volver a hacer parte del primer largo de la vía por la que estábamos rapelando (que encima estaba desplomada) con el otro extremo de la cuerda, hasta que alcanzamos el nudo. Para no abandonar material y poder quitar las cintas en la zona del desplome, nos autoaseguramos en el otro lado de la cuerda con un machard unidireccional, para así ir manteniendo la posición mientras bajábamos. Al quitar la última cinta, la sacudida que dio la cuerda hizo que el Machard se bloquease con todas sus fuerzas. No te miento si te digo que tardamos 15-20 minutos en quitar la carga del nudo y poder deshacerlo.

      Mala planificación de los horarios, la prisa, el cansancio, la falta de concentración, el frío, la noche, y una mala decisión a la hora de elegir el nudo autobloqueante ... la típica cadena de errores que, aunque en nuestro caso quedase en una anécdota, en otras situaciones puede acabar mal. Así que ... sí: adaptar el cordino y nudo a cada situación es mucho más importante de lo que pensamos.

      Un abrazo!
      Manerasdeescalar

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...