Translate

jueves, 9 de febrero de 2017

¡Ojo con el color del cabo de anclaje!


Hola a todos! En el post de hoy queremos hablaros sobre el color del cabo de anclaje. Parece que no es una cosa fundamental en el momento en el que vamos a una tienda a comprar la cuerda dinámica para montar el cabo de anclajePodemos, incluso, llegar a pensar que la elección debe responder a una cuestión de gusto. Pero luego, cuando estamos en la pared y te pones a manejar las cuerdas, para montar una reunión, para hacer hacer un descuelgue, o para preparar un rápel, de repente te das cuenta de que te estás desencordando la cuerda del cabo de anclaje en lugar de la cuerda de escalada.


En esta ocasión ha sido Mac el que al cambiar la cuerda del cabo de anclaje ha elegido, erróneamente, un color muy parecido al de la cuerda que solemos utilizar en la vías de escalada clásica. Por el contrario, tenemos el ejemplo del  color de la cuerda del cabo de anclaje de Diego, VERDE, un color distinguible entre el rojo y azul de las cuerdas. En la foto 2, además de ver las voluptuosidades de Mac, tenemos en su mano izquierda los nudos de encordamientos (ochos), uno del cabo de anclaje (azul oscuro) y el otro correspondiente a la cuerda principal (azul claro).  

















Pero, ¿dónde está el problema?

El problema está en que si el color de la cuerda de nuestro cabo es similar al color de una de las cuerdas de escalada, o al color del cabo de nuestro compañero, podemos llegar a confundirlosEn una maniobra de cambio de primero de cuerda, o al salir de una reunión, podemos llegar a soltar el cabo de anclaje de un compañero, o en una maniobra que implique el descordamiento (como en un rápel o en la limpieza de una vía de deportiva) podemos cometer el error de deshacer el ocho del cabo de anclaje nuestro o, quitar el cabo de anclaje de de nuestro compañero por error, perdiendo la redundancia en la reunión, con el consecuente peligro. 


¿Y cómo se puede evitar?

Sencillamente teniendo en cuenta de qué color es el cabo de anclaje que compramos. La diferencia de colores se debe tener en cuenta no sólo entre las cuerdas de escalada y nuestro cabo de anclaje. También es muy aconsejable que el color de tu cabo de anclaje sea diferente al de tus compañeros de cordada. Otra forma buena de no confundir tu material con el material colectivo, o con el de tu compañero, es utilizar un mosquetón del mismo color que la cuerda del cabo de anclaje o, al menos, de distinto color que el de tus compañeros. El asunto del color de los mosquetones también es extensible a aquellos que utilicemos como re-aseguro en las reuniones.

En principio todo esto puede parecer una tontería, pero no lo es. Es especialmente crítico en vías largas, donde las maniobras de cuerda son mucho más complejas, donde se pueden juntar hasta 3 o 4 personas en una reunión y tener 8 o 10 mosquetones alrededor, donde el cansancio se va acumulando y disminuye la concentración, donde las prisas hacen que pasemos por alto maniobras básicas de seguridad, donde nos puede pillar una tormenta de verano y obligarnos a rapelar, donde es posible que nos pille la noche y veamos mal y donde, en resumen, un fallo se paga muy caro. 

También es muy aconsejable tener en cuenta este punto en vías deportivas, especialmente a aquellas personas que se inician en las maniobras de descuelgue, para que no tengan la oportunidad de equivocarse.

Por último, la gente pensará que no podemos comprarnos un cabo de anclaje pensando en todos los colores posibles de nuestros compañeros de escalada y en todas las cuerdas que podemos llegar a utilizar. Pero insistimos que, en la práctica, este asunto es realmente crítico en las vías largas, donde las maniobras se vuelven más complejas. Y lo más normal es que nuestros compañeros de escalada en vías de varios largos sean siempre los mismos, por lo que no resultará muy difícil ponerse de acuerdo. Y, en el peor de los casos, podemos comprarnos dos cabos de distinto color (lo que nos supondrá 4 - 5 € más), y así estar más tranquilos.

En resumen, somos conscientes de que diferenciar el color de las cuerdas y los cabos de anclajes puede no parecer un problema de seguridad de primer nivel. En efecto: hay muchas otras cosas que conllevan unas consecuencias más peligrosas si no se hacen de la forma correcta, si o directamente no se hacen. Pero nos parece que éste es un aspecto que no se suele comentar en los manuales y que, sin embargo, se puede solucionar sencillamente parándonos a pensar 10 segundos el día que vamos a comprar nuestro cabo de anclaje.

Como siempre, muchas gracias por llegar hasta el final y ¡hasta la próxima!
    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...